En Roma los días duran menos

El pecado de amarte se apodera  de mis ojos, de mi alma y de mí todo;  y para este pecado no hay remedio pues en mi corazón echó raíces. – W. Shakespeare   Continue reading